Solicitar presupuesto gratis

Basta con escuchar a amigos y conocidos, pasearse por algún blog de medicina o dejarse llevar por algunos titulares sensacionalistas para darse cuenta de la cantidad de mitos que existen alrededor de la cirugía plástica.

Una serie de leyendas urbanas que, en muchos casos, han conseguido instalarse en el inconsciente colectivo alejando a muchas de las personas que podrían favorecerse de las bondades de una técnica médica profesional como esta de una solución para sus problemas.

De ahí que sea importante elaborar un post señalando alguna de las muchas noticias falsas que cualquier puede encontrar por ahí y que nacen de la desinformación como, por ejemplo, las que tachan a esta especialidad de favorecer ciertos estereotipos femeninos con mujeres exhuberantes, con muchas curvas, obviando que se trata de una técnica en constante desarrollo capaz de acabar con complejos, traumas y defectos innatos o provocados por accidentes.

Vamos, pues, a ver algunos de los mitos ampliamente aceptados y que poco o nada tienen que ver con la realidad de una técnica que, como veremos a lo largo del texto, acumula miles de años firmando casos de éxito y ayudando a mejorar la salud física y mental de las personas.

Mitos de la cirugía estética

Solo solventa problemas estéticos: En absoluto, los orígenes de la cirugía plástica están vinculados a la necesidad de corregir malformaciones físicas congénitas o provocadas por accidentes o ataques que han alterado la forma o la estética de determinadas partes del cuerpo. Si bien no se ha podido confirmar, son varios los especialistas que sitúan su nacimiento en la India, hace más de 4.500 años, cuando empezamos a leer sus bondades en los libros sagrados de los Vedas, donde se habla de reconstruir todas las partes del rostro.

Solo la usan las mujeres: En los últimos años el número de hombres que se ha beneficiado de la cirugía plástica y estética ha sido mucho mayor que el de féminas. Entre otras razones gracias a las mejoras en las técnicas de las intervenciones para acabar con la grasa localizada en la zona abdominal y la cintura o para reducir los senos o rejuvencer el rostro.

No es posible conseguir resultados naturales: Si bien depende de los profesionales a los que se recurre, lo cierto es que la época en la que los resultados finales de las intervenciones de estética se veían artificiales han pasado a la historia. Actualmente, gracias a los avances científicos y técnicos, es posible conseguir resultados cuidadosos, detallistas y naturales que resultan imposibles de detectar en muchos de los casos.

Liposucción para perder peso: Si bien la liposucción, en tanto en cuanto elimina la grasa de zonas como el abdomen, los glúteos, las pantorrillas o las cartucheras, entre otras zonas, ayuda a rebajar el peso, lo cierto es que necesitan de una dieta equilibrada y del ejercicio físico para ser efectiva. En los casos en los que tras la liposucción se vuelve a una vida desordenada en la que el paciente no se cuida, se acaba recuperando la grasa extraída y se hace necesaria una segunda intervención.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]