Solicitar presupuesto gratis

Cada persona tiene un pezón. Solo hace falta pasearse por alguna playa en la que haya mujeres haciendo topless para darse cuenta que ninguno es igual. De hecho, según algunos especialistas en anatomía se puede hablar hasta de 8 clases diferentes que, como recuerda uno de los estamentos británicos de mayor prestigio como The Medical Group, todos son iguales, salvo en la apariencia.

Tipos de pezones

Sobresalientes

Aquellos que parece están apuntando hacia adelante siempre. Suelen tener una areola pequeña y rosada. A menudo resultan molestos por el roce con algunos materiales. Si te molesta cómo llaman la atención o las rozaduras, debes saber que se pueden modificar mediante una corrección quirúrgica poco invasiva y de rápida recuperación.

Grandes y pequeños

A menudo el tamaño de los pezones depende de la mama, pero no siempre es así. Es cuando esto sucede, cuando encontramos un pezón pequeño en una mama grande y al revés, cuando generan incomodidad entre algunas mujeres. De nuevo recordamos que el tamaño de los pezones también se puede modificar a través de una pequeña intervención médica.

Con vello

Muchas mujeres generan vello en la zona de la areola. Es habitual que, tanto en hombres como en mujeres, nazcan folículos pilosos en esta zona. Algo especialmente visible en embarazadas, como consecuencia de los cambios hormonales, y también en féminas que toman la píldora anticonceptiva. Para eliminarlos, a menudo, basta con unas pinzas.

Retraídos o con protuberancias

Aunque crear que eres la única que tiene los pezones ‘hacia adentro’ no lo eres. Cuando esto sucede, es habitual que se corrija una vez las mamas se han desarrollado definitivamente (a partir de los 18 años) para invertir la punta del pezón. Que estén hundidos o girados de nacimiento no es anormal. Sí lo es que pasen a estarlo si antes no o estaban, lo que debe ser revisado por un médico.

Huelga decir que aquellas mujeres que notan protuberancias en sus areolas, deben ser revisadas por un médico especialista. Si son como pequeños granitos no tienen importancia, otra cosa es que ganen en tamaño con el tiempo.

Hinchados o con bultos

El último tipo de pezón que pasamos a enumerar es el que tiene la areola como en forma de montaña, Estos tienden a endurecerse por el roce y a estar más tersos que el resto con los cambios de la temperatura o cuando se estimulan. A menudo son más pequeños que los pezones medios.

Para acabar, recordar que en el caso de que detectes un cambio en el tamaño, la forma o aprecias un bulto que no tenías, debes acudir al médico de inmediato para que te explore, ya que la prevención es la mejor forma de evitar males mayores en el futuro. Para tu tranquilidad, es importante que sepas que nueve de cada diez protuberancias que aparecen en las mamas a lo largo del tiempo no son cancerosos. En cualquier caso, es importante que sepas que lo mejor, en caso de que aparezcan, es que sean revisados por un especialista.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]