asperger Definido por el diccionario médico como un trastorno neuro-biológico severo, esta enfermedad ha saltado a la primera plana después de que el protagonista de la serie de ficción ‘The Big Bang Theory’, de éxito mundial, Sheldon Cooper, interpretara a una persona con esta enfermedad.

En cuando al diagnóstico, existen distintas actitudes que se presentan durante le etapa de desarrollo de los enfermos y que nos ponen sobre la pista de un afectado por el síndrome de Asperger y que son las siguientes:

-Anormalidades en las conexiones y habilidades sociales
-Desviaciones en el uso del lenguaje con fines comunicativos
-Características de comportamiento relacionados con rasgos repetitivos o perseverantes
-Limitada gama de intereses
-Torpeza motora

En el caso de los niños, estos suelen tender a mostrar ciertas incapacidades en las relaciones sociales, así como en su conducta y en la expresión y la comunicación. Partiendo de que cada niño con síndrome de Asperger tiene unas particularidades propias, existen ciertos patrones que suelen repetirse y que son los siguientes:

-Complicaciones para relacionarse con otros niños o adultos.
-Actitudes especialmente ingenuas y crédulas
-Dificultad para empatizar
-Problemas para mantener conversaciones
-Alteraciones en el carácter al modificar rutinas
-Sensibilidad especial a sonidos impactos sensoriales fuertes
-Obsesión en ciertas temáticas
-Ligera torpeza física
-Dificultad para hacer amistades

Además, otras consecuencias del síndrome de Asperger en la niñez pueden ser:

-Gran capacidad para memorizar
-Alteraciones en el sueño y la alimentación
-Déficit de atención
-Uso del habla extraña o pomposa con alteraciones en el tono y el volumen
-Realización de movimientos repetitivos

En el caso de los adultos, si bien se pueden mantener algunas de estas características propias de la enfermedad, en lo que se refiere a aspectos como el aspecto o la inteligencia no existen variaciones respecto al resto de personas, si bien sí que suelen mostrar ciertas habilidades especiales en algunas temáticas y ciertos problemas para relacionarse con otras personas.

Esta realidad les lleva a para completamente desapercibidos en todos los campos menos en el social, donde sus comportamientos específicos pueden provocar disfunciones tanto a nivel laboral como a nivel familiar.

No obstante, un diganóstico temprano, así como un correcto entorno familiar y una adaptación educativa a su realidad son algunos de los factores que pueden tener una consecuencia tremendamente positiva en su desarrollo personal, social y emocional a todos los niveles.

En cuanto al número de afectados, el síndrome de Asperger afecta a entre tres y siete de cada mil personas, teniendo una mayor incidencia en los niños sobre las niñas. Sobre este asunto hay varios estudios médicos que hablan de un variación en el cuadro clínico y los síntomas cuando las afectadas son niñas que hacen más complicado su correcta diagnosis

Poniendo el foco sobre el tratamiento, este es importante que se realice cuanto antes mejor, ya que una intervención a tiempo puede ser decisiva para impedir el desarrollo de algunas de las características asociadas a esta enfermedad.

Así pues, en relación al tratamiento del Asperger en niños es capital elaborar un plan consistente en un trabajo conjunto entre padres, educadores, médicos y niños considerando una serie de reglas que deben ser respetadas y que son las siguientes:

-No romper las rutinas de los niños. Si es necesario realizar alguna modificación en este aspecto deberemos preparar previamente a los niños para que esta no se traduzca en una experiencia traumática para el enfermo.

-Establecer una serie de pautas y reglas en la rutina de manera cuidadosa y que permitan cierta flexibilidad

-Poner el acento en aquellas áreas que despiertan un especial interés en el niño en el entorno familiar y educacional, además de ser especialmente concreto en las enseñanzas a los niños con este síndrome.

-Utilizar el sistema de recompensa a modo de premios para cuando el niño haya realizado alguna de las tareas que tiene programadas para incentivar su actividad.

-Estimular su interés a través de técnicas audiovisuales, ya que estos suelen responder de manera muy favorable a su introducción.

-Evitar en la medida de lo posible el conflicto. Los niños con síndrome de Asperger no entienden con facilidad la autoridad o los sentimientos como el enfado, sin embargo su aparición puede tener consecuencias negativas en su proactividad.

-Enseñarles desde bien pequeños cómo hacer y mantener amigos, incluyéndolos en actividades grupales y estimulando a sus compañeros a que los incluyan en sus actividades.

A pesar de los problemas con el aparato motor como eje, eso no quiere decir que los niños afectados con el síndrome de Asperger no deban hacer actividad física de manera regular, sino todo lo contrario. Lo que deberemos tener en cuenta en este caso es que aquellos deportes que mejor se acoplan a su realidad son aquellos que se realizan en pequeños grupos, poco competitivas y donde se favorezcan las relaciones sociales. Si el niño muestra interés por alguna de ellas, aprovecharemos su predisposición favoreciendo además que desarrolle sus habilidades naturales y se potencie su autoestima.

Es pues muy importante mantener una relación constante y fluida tanto con los médicos que supervisan la enfermedad y la evolución de esta con el niño, como con el centro educativo y los educadores encargados de enseñar al niño con síndrome de Asperger, ya que es esta la mejor manera de intervenir de raíz en los distintos problemas que se puedan presentar.

Algunos de estos pueden ser el bullying o acoso por parte de sus compañeros, la marginación del resto del grupo en distintas actividades o incluso los problemas relacionados con la falta de empatía por parte del profesorado con este tipo de niños que suponen una carga adicional a las tareas habituales del personal docente.

En cuanto a la medicación, salvo en situaciones concretas, como pueden sucederse tras la aparición de cuadros de ansiedad, depresión o déficit de atención, que supondrán la inclusión de algunas medicinas en su rutina y bajo prescripción médica, el resto de medicamentos está contraindicado en este tipo de pacientes.

Para más resolver cualquier duda o cuestión, les conminamos a acudir a su médico de cabecera donde le proporcionarán toda la información sobre el síndrome de Asperger.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *