Solicitar presupuesto gratis

Aunque les ha costado más tiempo darse cuenta de las enormes posibilidades que ofrece la cirugía estética, el porcentaje de hombres que se somete a algún tipo de tratamiento o intervención de estética no ha dejado de aumentar año tras año en la última década. Tanto es así que estos representan ya gran parte del trabajo de los centros especializados en cirugía plástica y estética.

Las intervenciones de estética que más se realizan los hombres

Si nos fijamos en los registros de las clínicas especializadas en cirugía plástica y estética vemos cómo la liposucción se repite en todas ellas. Esta no es otra cosa que la eliminación de los cúmulos grasos a través de la aspiración de grasa tras realizar una pequeña incisión menor al milímetro para insertar la cánula que extraerá el exceso graso acumulado.

Adentrándonos en este tipo de operación destinada a modelar la figura de los pacientes que la contratan, encontramos distintos tipos como la liposucción clásica (únicamente aspiración), el lipoláser (realizada por un láser deshacer con gran facilidad las acumulaciones de lípidos y la liposucción con ultrasonidos, también conocida como vaserlipo.

Independientemente de la técnica escogida, la mayor parte de los hombres se decanta por realizarse lipouscciones en el abdomen, en las caderas, en la papada y en los pechos.

Ya sea como consecuencia del exceso de grasa, de un desajuste hormonal o de un crecimiento excesivo de la glándula mamaria, lo cierto es que cada vez más varones optan por someterse a la ginecomastia o eliminación del exceso de tejido, grasa y/o piel de la región pectoral.

Son precisamente las operaciones de estética destinadas a rellenar, dar forma e incrementar el aspecto de los pechos y los glúteos las que más han crecido en los últimos meses a través de un proceso de definición en el que, a la hora de aumentar sus proporciones para luego darles forma, se recurre a la propia grasa del paciente.

En cuanto al rostro, la reina es la rinoplastia. Técnica utilizada para modificar tanto la curvatura, como el aspecto general o la proporción de la nariz, cuando no directamente realizar una corrección interna en busca de solventar una lesión o un problema de respiración.

También están experimentando un repunte de lo más llamativo las blefaroplastias o eliminación de la piel y bolsas grasas acumuladas en los párpados o en las ojeras. Una intervención especialmente realizada por los hombres de más de 40 años que buscan rejuvenecer su aspecto. Gracias al láser los tiempos de recuperación se han reducido notablemente.

Algo menos solicitado, pero otro de los clásicos por el que los hombres llevan apostando desde su desembarco en el mundo de las correcciones estéticas a través de las operaciones médicas es el lifting. Una intervención que tiene como objetivo eliminar las arrugas y el exceso del piel del rostro y que puede realizarse en zonas delimitadas como la frente, las patas de gallo o las comisuras o en la totalidad de la superficie facial. Todo sea por detener el paso del tiempo en nuestro rostro.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]