Solicitar presupuesto gratis

Tras empezar a enumerar algunos de los mitos que vienen rodeando a la cirugía plástica y estética desde tiempos inmemoriales, seguimos desarrollando algunos de los mitos y verdades que rodean a unas especialidades de la medicina que, cada día, ayudan a mejorar la salud física y anímica de millones de personas en todo el mundo.

Verdades y mentiras en relación a la cirugía estética y plástica

La cirugía estética genera adicción: Que muchos de los que la prueba repitan o decidan someterse a una intervención distinta no significa que genere adicción, ni mucho menos. En nueve de cada diez casos los pacientes que acuden a una clínica en busca de una cirugía estética lo hacen porque buscan mejorar su aspecto físico y lo hacen sabedores de que es la mejor solución para acabar con un problema que les persigue desde hace años. Resulta incierto generalizar asegurando que alguien se mete en un quirófano por capricho.

Deja cicatrices: Actualmente cualquier operación de estética que se lleve a cabo en cualquier zona del cuerpo esconde las cicatrices en pliegues o zonas escondidas o camufladas que impiden que se vean las cicatrices.

Es una especialidad enmarcada dentro de la cirugía médica: Sí. Los cirujanos plásticos y estéticos poseen el título de médicos y han desarrollado la especialidad de cirugía plástica o estética. Además, estos están colegiados, ya que solo así pueden ejercer una de las especialidades que requieren más precisión y conocimientos técnicos.

Son cirugías que dan muchos problemas: En general no suele ser así, si bien depende del tipo de intervención y del caso concreto de cada paciente. Hoy en día, y en parte gracias a los grandes avances médicos y tecnológicos van apareciendo cada poco tiempo, se ha logrado que las intervenciones plásticas y estéticas sean cada vez menos invasivas, duren menos tiempo y ofrezcan mejores resultados, más naturales y con menos cicatrices de lo que se venía haciendo hace tan solo unos años. Además, dado que los tiempos de ingreso también se han reducido y los postoperatorios se han mejorado mucho, son mucho menos dolorosas y dan mucho menos la lata de lo que lo venían haciendo hace una década atrás.

La cirugía plástica solo corrige problemas estéticos: Son muchas las investigaciones al respecto que dicen que no es así. Estas incrementan significativamente los niveles de autoestima y de bienestar personal de todos aquellos que, no por gusto, deciden entrar a un quirófano para acabar con un problema que, en la mayor parte de las ocasiones, va mucho más allá de lo estético.

Es mejor operarse en España que en el extranjero: No hay ni una sola razón que respalde esta afirmación. Las buenas operaciones las realizan los buenos cirujanos, con buenos equipos, buenos medios técnicos y en hospitales que garantizan las máximas garantías y las mejores comodidades para hacer que las intervenciones sean un éxito. La clave para conseguir el mejor resultado posible es acercarse a profesionales experimentados y comprobar de primera mano en sus clínicas quiénes son, qué han hecho, cómo trabajan y cómo podrían ayudarte.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]