Solicitar presupuesto gratis

El tiempo pasa para todo el mundo y la exposición de la piel al sol, la falta de hidratación y el estrés van dejando huella tanto en la cara como en el cuello. Zonas que poco a poco se van cuarteando y en las que aparecen pliegues envejeciendo nuestra apariencia exponencialmente.

No obstante, existen remedios en busca de recuperar la expresión, la definición y el tono perdidos como es el lifting o estiramiento facial, un tratamiento quirúrgico con el que se consigue estirar la piel del rostro y del cuello, tensar los músculos de ambas zonas y así eliminando las arrugas, retirando el exceso de piel y, de paso, también el efecto del tiempo.

Si bien es son muchos los hombres y mujeres de todas las edades los que se recurren a los lifting lo cierto es que el perfil más habitual son las mujeres de más de 45 años que buscan un remedio efectivo y duradero en busca de recuperar la expresión perdida de un tiempo a esta parte.

¿Cómo se lleva a cabo un lifting facial?

En busca de acabar con la piel cuarteada y las arrugas en zonas como las que rodean la boca y la nariz, las patas de gallo o la papada cientos de personas cada día en todo el mundo se acercan a una clínica de estética en busca de un estudio detallado para valorar la idoneidad de esta intervención y recibir información sobre cómo se lleva a cabo.

Lo primero que se le comenta, más allá de explicarle a cada paciente la intervención concreta que se realizará en su rostro y su cuello, es que esta se llevará a cabo mediante anestesia local y sedación. También que el equipo de cirugía realizará una pequeñísima incisión en el cuero cabelludo, justo en la zona en la que empieza a crecer el cabello y en la zona de detrás de las orejas para evitar que la cicatriz sea visible tras la operación.

Es entonces cuando se recolocan las capas musculares, la piel, se elimina la grasa y se tensa la musculatura tanto de la cara como del cuello, deshaciéndose de la piel sobrante. Una vez acabada la operación se cierran los puntos. Así será salgo que se combine el lifting con una blefaroplastia con la intención de acabar con el exceso de piel acumulada en la zona de los párpados superiores.

Ya de vuelta a la habitación, el paciente verá cómo le han colocado una serie de vendas y un sistema de drenaje para evitar que acumule la sangre que le será retirado a las 24 horas. Y es que, tras una noche para comprobar que todo ha salido perfectamente, el paciente volverá a su casa.

Cabe destacar que la operación de lifting no es peligrosa ni deja efectos secundarios. Justo al contrario, en cuestión de un día, una vez se han retirado los vendajes y los drenajes, ya se empiezan a ver los increíbles resultados que deja.

Si bien es posible que algunos intervenidos sientan algunas molestias las primeras horas tras la intervención, estas desaparecen por completo en muy poco tiempo tras la ingesta de analgésicos. Algunos pacientes también han reportado una sensación de ‘acartonamiento’ de la piel que desaparecerá, de nuevo, en cuestión de pocas horas.

Si se siguen las recomendaciones del equipo de cirujanos y todo va como debe, será a las tres semanas cuando desaparezca la inflamación por completo y veamos los resultados finales de la operación de lifting.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]