Solicitar presupuesto gratis

Una de las cirugías estéticas más habituales en nuestro país es la que tiene que ver con el levantamiento de mamas, o mastopexia. Una intervención de estética que tiene por objeto levantar los senos, si bien también puede servir para modificar la posición tanto de la areola como del pezón.

Para entender mejor esta operación lo mejor es empezar recordando que los senos están compuesto básicamente por tejido adiposo, lo que se conoce vulgarmente como grasa, y por las glándulas mamarias que secretan leche al seno lactífero que conecta las glándulas y el pezón. Sobre estas encontramos el pezón, quien está rodeado por un anillo llamado areola.

Cómo es una mastopexia o levantamiento de mamas

En cuanto a las mastopexias, la paciente media que suele recurrir a este operación de cirugía suele ser una mujer de edad media con senos caídos, flácidos o que desea realzar la posición de sus pezones. Será en función de si la mujer desea únicamente realzar sus senos o si desea también hacer lo mismo con el pezón, así como el tamaño y la forma de estos, lo que hará variar el número de incisiones a los que se someta.

La mayoría de intervenciones simples se ejecutan con una única incisión justo en la zona superior de la areola que se levanta junto al pezón para posteriormente modificar la posición del seno. No obstante, en aquellos senos de mayor tamaño suele ser habitual que sean varias las incisiones a las que se sometan. Empezando por una que recorre de arriba abajo la areola, para posteriormente hacer lo propio alrededor de esta, debajo y a los lados, así como a lo largo de la zona inferior del seno.

Es a través de esta incisión en la zona inferior del seno, sobre el pliegue inferior, desde la que se procede a retirar el exceso de tejido adiposo y de piel, para luego desplazar la areola y el pezón a una zona más elevada, sin necesidad de seccionar el resto de tejidos.

En estos casos, una vez finalizada la intervención, se sutura el pliegue inferior de los senos por los que se ha intervenido y se le da contorno a los pechos. Tras un periodo de inflamación e hipersensibilidad, poco a poco las incisiones van escondiéndose consiguiendo una forma natural.

Cabe señalar que lo habitual es recurrir a la anestesia general en todo tipo de mastopexias, lo que supondrá que la paciente permanecerá dormida sin sentir ni el más mínimo dolor durante la misma. En los casos en los que las pacientes muestren síntomas evidentes de malestar debido a la tensión nerviosa propia de la previa a la operación, se les podrá administrar medicación para relajarla.

Es importante subrayar que esta intervención es compatible con el aumento del tamaño de las mamas a través de los implantes, por lo que en muchas ocasiones las pacientes deciden ya no solo levantar sus mamas, sino darles un mayor tamaño a las mismas, aprovechando su entrada a quirófano. Ante cualquier duda, consulte a su médico.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]