Solicitar presupuesto gratis

A pesar de lo que muchos piensan, el trasplante capilar no es una intervención que haya empezado a realizarse recientemente. A pesar de la popularidad que está alcanzando la intervención de injerto capilar en los últimos años lo cierto es que, según recogen distintos portales especializados, el primer trasplante data del año 1939. Tal y como recogen distintos escritos fue el dermatólogo japonés, el Dr. Okuda, quien consiguió dar con una técnica que le permitió recuperar las pestañas y cejas de pacientes que las habían perdido como consecuencia de distintos tipos de quemaduras.

El Dr. Okuda dejó por escrito, a través de ensayo dividido en cinco partes, un manual en el que se detallaba su trabajo, todo su proceso de investigación y cómo realizó la extracción de folículos capilares y su posterior implantación en las zonas donadas.

Un documento que fue redactando recurriendo al antiguo alfabeto japonés, lo que provocó que casi nadie pudiera leerlo hasta que, por fin, en el año 2004, fuese traducido al inglés por el Dr. Yoshihiro Imagawa abriendo la puerta a lo que hoy son las nuevas y vanguardistas técnicas de trasplante capilar como la FUE y sus predecesoras. Así pues, fue el Dr. Okuda quien abrió las puertas al trasplante capilar, tal y como lo conocemos hoy en día.

No obstante, fue el Dr. Orentreich quien finalmente lo democratizó y se acabó llevando el reconocimiento de la comunidad médica a través de su técnica y su tasa de éxito tras servirse de los escritos de Okuda para firmar un primer trasplante capilar a un varón que sufría alopecia androgénica con el que comprobó que, tal y como el nipón aseguraba, al extraerse folículos de zonas donde el cabello estaba sano, se podía reimplantar en zonas donantes con calvas sin que este cayese de nuevo. Es importante subrayar que el acabado estético de estas intervenciones distaba mucho de lo que hoy se consigue en clínicas como Cehri.

No sería hasta el año 1959, hasta que el Dr. Orentreich presentara en la Academia de Medicina de Nueva York la técnica de extracción e inserción de folículos capilares que todavía hoy se sigue siguiendo al pie de la letra en las clínicas especializadas en trasplante capilar, eso sí, echando mano de técnicas y maquinaria quirúrgica que nada tiene que ver con la que empleaba el doctor alemán.

La historia del injerto capilar

Y es que a partir de ese año 1959 en el que se empezó a democratizar la intervención quirúrgica de trasplante de cabello, este ha ido evolucionando enormemente. En parte gracias a otros doctores que son ya historia de esta especialidad como el Dr. Hamilton, inventor de la escala Hamilton Norwood, o el Dr. O’tar Norwood, quien la actualizó posteriormente.

Sería ya al en el año 1995 cuando el Doctor Bernstein presentaría la técnica FUT (Extracción de Unidades Folículares) que daría muy poco tiempo después paso a la FUE, siendo estas dos las que más se utilizan a día de hoy, gracias a sus magníficos y eficientes resultados en todo tipo de pacientes a un coste tremendamente bajo.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]