Solicitar presupuesto gratis

Los motivos que llevan a cada vez más pacientes españoles a decantarse por las clínicas de cirugía estética e injerto capilar con certificación JCI en Turquía son varios.

El primero, cómo no, tiene que ver con la presencia de los mejores y más prestigiosos profesionales en distintos campos como la rinoplastia, liposucción, abdominoplastia, lifting, operaciones de aumento, la reducción de pecho o, la intervención estrella, el injerto capilar. Esta garantía de éxito es la que empuja a miles de españoles cada año a optar por una clínica turca en lugar de hacerlo en España.

El segundo, resulta evidente, está relacionado con el precio. Y es que realizarse una operación de estética o un injerto capilar en suelo turco, amén de la garantía de éxito, cuesta mucho menos que hacerlo en España. Tanto como un tercio menos acercando este tipo de intervenciones a casi todos los tipos de bolsillos.

El tercero es el que tiene que ver con el servicio de atención al cliente -en distintos idioma incluido el español- que ofrecen las clínicas con certificación JCI a todos sus pacientes desde el mismo momento en el que contactan con los centros, como a partir del inicio del post operatorio hasta la última revisión que se lleva a cabo para certificar que la operación ha resultado ser un éxito.

El cuarto, menos conocido pero cada vez más valorado, tiene que ver con la experiencia que supone pasar unos días en Turquía, incluyendo avión y hotel de cinco estrellas como ofrecen clínicas como Cehri a sus pacientes españoles, por una cantidad muy inferior a la que cuesta exclusivamente la operación en España.

Y es que, durante varias jornadas, las que van desde la primera visita con el cirujano hasta la revisión post operatoria, los pacientes y sus acompañantes pueden disfrutar de Estambul, la ciudad en la que se cruzan dos culturas y dos continentes, haciendo de esa semana una semana inolvidable para el resto de sus vidas que trasciende, en mucho, a la propia intervención. Quizás por ello la capital turca es la preferida por los pacientes de todo el mundo para realizarse intervenciones de estética.

Estambul, una ciudad encantadora

Santa Sofía, la Mezquita Azul, el Palacio Topkapi, la Iglesia de San Sergio y San Baco, la Cisterna Basílica, el Gran Bazar y el bazar de las Especias (donde llenar pequeñas cajas de cartón repletas de especias o recuerdos con los que volver a casa) la Mezquita de Suleyman, el Puente Galata, la torre Galata, la Plaza Taksim, la calle Istikal, el Palacio Dolmabahce, los cruceros por el Bósforo o los atardeceres en la capital otomana son algunas de las atracciones que deslumbran a los visitantes de una las ciudades más encantadoras e inolvidables del planeta.

Por todo ello parece evidente que escoger Turquía como el lugar en el que realizarse ese retoque estético que hace tiempo tenemos entre ceja y ceja o ese injerto capilar se convierten en una excelente opción que nos garantiza matar dos pájaros de un tiro: por un lado llevar a cabo esa intervención que llevamos tiempo deseando y por otro disfrutar de un viaje por uno de los enclaves geográficos más interesantes del mundo.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]