Solicitar presupuesto gratis

La imagen es cada vez más importante. Sobre todo, mal que nos pese, en el caso de las mujeres a quienes se les exige mucho a nivel estético generando, en muchos casos, auténticos casos de falta de autoestima e incluso depresión cuando la imagen que se posee dista mucho de la que mandan los cánones actuales.

De ahí que cada vez sean más las mujeres que recurren a la cirugía plástica y estética para sentirse más cómodas con su cuerpo y, por ende, mejorar así sus niveles de autoestima en busca de la anhelada felicidad.

Algo especialmente delicado en el caso de las deformaciones de nacimiento o de los accidentes de tráfico, para quienes la cirugía plástica tiene una solución capaz de cambiar sus vidas para siempre.

A tenor de lo que recogen los informes anuales de cirugía plástica y estética, la intervención que más se realiza en nuestro país sigue siendo la del aumento de pecho o mamoplastia. Una técnica capaz de dar forma y volumen a los pechos de pacientes cuyas mamas o bien no tienen el tamaño deseado o bien no poseen la simetría que desearían. La mayor parte de quienes se someten a esta operación son pacientes desagusto con su cuerpo y que ven como, tras la mamoplastia, se incrementan notablemente sus niveles de autoestima.

Lo mismo sucede con aquellas mujeres que, a la inversa, llevan la cruz de haber heredado genéticamente un pecho demasiado grande con el que no se sienten cómodas y que les acompleja cada vez que van a la playa, la piscina o llega el verano y la ropa pierde centímetros. Por no hablar de los casos en los que es necesaria una reducción del volumen para evitar la desviación de la columna y otros males derivados del exceso de tejido mamario.

De entre todas las operaciones de estética que se llevan a cabo en el rostro, la que más se viene ejecutando en los últimos meses es la rinoplastia u correción de la forma o el tamaño de la nariz. Sabedores de que una nariz así o asá cambia radicalmente una cara, los pacientes acuden a las clínicas de estética en busca de acabar con la asimetría, una nariz desproporcionada o que rompe la armonía de su rostro.

En la mayoría de pacientes que acuden a una clínica en busca de una rinoplastia se detecta la presencia de un complejo que, por suerte, puede ponerse fin tras una intervención segura y de unas pocas horas en una clínica especializada como Cehri.

A menudo, los pacientes que acuden en busca de una rinoplastia a una clínica lo hacen al detectarse ciertas dificultades para respirar o como consecuencia de un traumatismo en busca de la reconstrucción de una parte de nuestro cuerpo tan importante como esta.

En el caso de las operaciones destinadas a corregir la nariz o acabar con los problemas respiratorios se pueden llevar a cabo por dentro de la nariz, eliminando así las cicatrices. Cuando se corrige la forma de la punta un tabique desviado o para reconstruir una nariz accidentada, la operación debe realizarse inevitablemente por fuera, lo que no significa que deje cicatrices visibles, gracias a la mejora de la técnica.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]