Solicitar presupuesto gratis

Es frecuente encontrar personas que no están contentas con el aspecto tus glúteos. La falta de volumen, la flacidez, la presencia de hoyos o la forma desigual de esta parte del cuerpo está provocando que cada vez más gente recurra a una gluteoplastia en busca de conseguir las nalgas deseadas.

Es también habitual que muchos pacientes acudan a una clínica estética en busca de acabar con las estrías y la celulitis, tan generalizada como antiestética que se puede eliminar mediante tratamientos de drenaje linfático y otros procedimientos médicos que deben ir acompañados de un cambio de alimentación y ejercicio físico.

No obstante, la reina de todas las cirugías en los glúteos es la que supone el aumento y mejora de la forma de estos a través de la implantación de prótesis de silicona o de la reutilización de la grasa propia para dar forma al trasero acorde a los deseos de cada paciente. Algo que en Turquía, donde se encuentran los mejores especialistas en este tipo de operaciones, se consigue al mejor precio y con las máximas garantías.

Operación de aumento de glúteos

El procedimiento más habitual para lograr un aumento en el tamaño de los glúteos es la incorporación de prótesis de silicona. Estas están constituidas por una membrana de elastómero de silicona lisa o texturizada, rellena con gel de silicona de alta cohesividad, testadas para ofrecer la mejor forma y resistencia, con todas las garantías médicas.

En cuanto a la intervención, que precisará de anestesia, esta suele tener una duración de alrededor de una hora y media y se lleva a cabo tras realizar una mínima incisión entras las nalgas para no dejar una cicatriz visible.

Será después cuando se inserte un implante que puede ser redondo u oval, de distintos perfiles y tamaños. No obstante, los más habituales son los ovales, que le sitúan intramuscularmente corrigiendo defectos concretos y aumentando y mejorando el aspecto de las posaderas. Sea como fuere, esta es siempre una decisión que se debe tomar tras escuchar todas y cada una de las recomendaciones médicas del cirujano para su caso en concreto.

En cuanto a la intervención de aumento de glúteos usando su propia grasa, este suele ser un procedimiento que se combina con otros como lo son la abdominoplastia o la liposucción del abdomen, caderas y muslos. De esta forma se aprovecha la extracción de grasa de unas zonas para dar volumen y colocar las nalgas en el lugar en el que la paciente lo desee consiguiendo un aspecto y tacto de lo más natural tras la intervención.

Tras la operación, tanto si se ha escogido implante como grasas propia, será el momento de guardar reposo durante algunos días no pudiendo reincorporarse al puesto de trabajo antes de siete días. Es entonces cuando se inicia un tratamiento que, entre otros aspectos, le lleva a dormir boca abajo, a llevar una faja ortopédica durante alrededor de un mes y, como es evidente, a no poder conducir durante una semana.

Como sucede tras cada visita al cirujano estético, el paciente será contactado para preguntarle por cómo ha ido la intervención, cómo va la recuperación y, si es necesario, citarle para una futuras revisiones médicas. El objetivo de esta revisión constante es lograr que el paciente se pueda reincorporar a la vida normal

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]