Solicitar presupuesto gratis

La abdominoplastia es un cirugía que se lleva a cabo para corregir los defectos de la zona del abdomen, tanto en la piel, como en la grasa o la musculatura, con la intención de mejorar su aspecto.

Esta intervención, que es de las más demandadas en todas las clínicas por ambos sexos, tiene como objetivo mejorar el aspecto del torso cuando la zona del vientre presenta acumulación adiposa o piel flácida. Es importante tener claro, pues, que no se trata de un tratamiento para perder peso, sino más bien destinado a contribuir a la mejora de la apariencia física del paciente y la mejora de su autoestima.

Cómo se lleva a cabo una abdominoplastia

En función de la zona del abdomen que se desee internvenir, se procederá a una tipo de intervención u otra. Esta elección dependerá del diagnóstico realizado previamente por el equipo médico, teniendo cada operación un grado de riesgo distinto.

Así, por ejemplo, encontramos abdominoplastias que se realizan por encima o por debajo de la zona umbilical, así como si afecta a la zona muscular, la piel o los tejidos grasos. En función de la intervención se escogerá si la anestesia a proporcionar es general o epidural.

En cuanto a la duración, la media de estas operaciones suele oscilar entre las dos y las cinco horas. Una vez finalizada la intervención, y si esta ha marchado en los cauces normales, el tiempo de hospitalización no se suele extender más allá de los dos días.

Las secuelas visibles de la operación suelen ser testimoniales, si bien es habitual que, como en toda intervención, quede una marca cerca del ombligo. Esta variará en función de la cirugía.

Tipos de abdominoplastia

Liposucción: Se efectúa cuando el paciente presenta un exceso de grasa por acumulación en el abdomen, pero no se requiere reparación del músculo o la piel

Miniabdominoplastia sin desinserción umbilical: Se lleva a cabo cuando en la zona baja del ombligo se observa un exceso de piel y grasa. En esta operación el ombligo no se toca.

Miniabdominoplastia con desinserción umbilical: Se trata de la misma intervención que la anterior, pero con la diferencia de que se practica en aquellos pacientes en los que se detecta un exceso ligero de piel en la región superior al ombligo.

Abdominoplastia con cicatriz vertical: Es la escogida cuando se diagnostica un exceso notable de piel. Durante la intervención se separa el ombligo de la piel, se reseca y se saca de nuevo el ombligo.

Abdominoplastia en flor de Lys: Es la que se ejecuta cuando se detecta un exceso sobresaliente de piel.

Abdominoplastia clásica: Cirugía pensada para pacientes en los que sobra mucha piel. Cuando esto sucede se toma ese tejido sobrante de la zona del ombligo y se une con el pubis y las ingles.

Abdominoplastia con extensiones laterales: Es la más óptima si se busca corregir los excesos localizados en la zona lateral del abdomen.

Abdominoplastia circunferencial o contornoplastia: Aquellos pacientes que han sufrido una pérdida de peso y presentan un exceso de piel en la zona del abdomen optan por esta solución.

Abdominoplastia inversa o ascendente
: Cuando la acumulación de piel se localiza en la zona alta del ombligo. Este se une a los pechos y se aprovecha para aumentar su tamaño.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]