Una alimentación equilibrada ayuda a evitar la caída del cabello

Somos lo que comemos. Esta frase, tan socorrida y recurrente, esconde tras suya una verdad como un templo. En función de aquello que comemos y de las cantidades de unos y otros alimentos ingeridos, nuestro organismo reacciona de una manera u otra.

Si ponemos los ojos en la salud de nuestro cabello, más de lo mismo. Y es que si bien la alopecia suele tener causas genéticas y hormonales, que producen en muchos casos un proceso irreversible de caída de cabello, los médicos dermatólogos coinciden mayoritariamente en que sí que hay mecanismos que tiene nuestro cuerpo para frenar la caída de folículos pilares.

Uno de ellos, el más aparatoso pero tremendamente efectivo, es el que consiste en la utilización de tratamientos de todo tipo y terapias que en primer lugar frenan y en segundo lugar propician la regeneración capital. El segundo, y en el que centramos la atención en este post, el que está relacionado con una alimentación equilibrada que nos ayuda a mantener nuestro cuero cabelludo lo más sano posible manteniendo a raya la calvicie.

Así pues, según muchos dermatólogos y nutricionistas, incorporar a nuestra alimentación habitual la ingesta de alimentos como cereales integrales, pescados azules, huevos, legumbres, verduras y frutos secos, estaremos poniendo todo lo que está en nuestras manos, en el capítulo alimenticio, para fortalecer al máximo nuestro cabello.

Si nos centramos en los distintos grupos destacados en el párrafo anterior, pescados como el salmón, el atún, la sardina, la caballa o la trucha, legumbres como las lentejas o las alubias y frutos secos tales como las nueves y las almendras serán los alimentos que más nos ayudarán a fortalecer nuestros folículos pilares.

Es también importante tener en cuenta que, aquellas personas que no están diagnosticadas con alopecia, pueden ver cómo durante estos meses de septiembre y hasta nuevo año, el cabello se les debilita y cae en una proporción mucho mayor a lo que les tiene habituados. No obstante, este cabello, se deberá recuperar ya con la llegada del invierno y el nuevo año. De lo contrario, deberemos visitar a nuestro especialista dermatológico para analizar qué está sucediendo en nuestro cuero cabelludo.

De la misma manera, síntomas como el picor en la cabeza, la aparición de grasa o caspa en niveles mayores a los habituales o el picor prolongado nos deben alertar de que algo anómalo está sucediendo que requiere la visita a una especialista.

Tipos de alopecia

Si este determina que el paciente determina alopecia, antes de empezar con el tratamiento, y sin descuidar la alimentación en ningún momento, se deberá determinar si se trata de alopecia androgénica en el caso de los varones o si se trata de alopecia difusa en el caso de las mujeres, siendo estos dos los más habituales, además de como consecuencia de cambios hormonales o estrés, conocida también como alopecia areata.

Por último, es también muy recomendable mantener una correcta higiene capilar para favorecer el crecimiento del cabello fuerte desde la raíz. Prevenir, como siempre, ayudará a evitar males mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *