Estirarse en la cama al despertar tiene muchos beneficios

Existe un gesto instintivo que casi todo el mundo repetimos cada vez que nos despertamos tras una plácida noche de sueño: El de estirar, en mayor o menor medida, nuestros músculos antes de ponernos en pie y comenzar con los quehaceres diarios.

Un gesto que a menudo parece forzado y que nos deja algunas molestias durante algunos segundos pero que la ciencia ha demostrado que produce una serie de beneficios de los más interesantes, como vamos a repasar aquí, en este nuevo post.

En general, aquellos que se estiran más, en relación a los que lo hacen en menor medida, y por supuesto en relación a los que no lo hacen, les activa el cuerpo. Además, en todos aquellos que adoptan malas posturas durante el sueño les ayuda también a recuperar flexibilidad muscular. Vamos a ver los cinco mayores beneficios.

El primero es el más evidente, ese primer estiramiento después de haber estado tanto tiempo en una posición cómoda y sin actividad ninguna a nivel muscular sirve para activar de una manera mucho más rápida todo el sistema muscular a través de las órdenes que manda nuestro cerebro a todos nuestros músculos poniéndolos en prevengan en relación a lo que se viene: Pasar de la inmovilidad a la movilidad total.
Encuentra tu retiro

El segundo es, curiosamente, el que asegura que reduce los niveles de estrés generando una mayor sensación de placer a través de la liberación de la tensión muscular acumulada tras las posturas que todos tenemos durante las horas que dormimos.

El tercero, también muy importante, ayuda a mejorar la respiración coordinando durante este primer entrenamiento en horizontal el ritmo respiratorio que cambia sustancialmente durante las horas de sueño y las horas de actividad que comenzarán segundos después de este estiramiento en la cama.

El cuarto, el que está relacionado con la mejora a nivel de la circulación en nuestra sangre, ya que el estiramiento mejora la posición de estos para recibir sangre y que esta se mueva más rápidamente, como necesitaremos al echar a andar por primera vez.

Por último, y que cabía esperar, es el que guarda relación con la mejora de las articulaciones, a quienes flexionamos y dotamos de mayor flexibilidad, permitiéndonos más recorrido a lo largo del día gracias a las mejoras mecánicas y a la mejor comunicación entre tendones y músculos.

Estirarse en la cama tiene consecuencias positivas en la salud de las personas

Como ven, parece que no hay ni una sola contraindicación para estirarse en la cama después de unas ocho placenteras horas de sueño, a pesar de las recomendaciones de madres y abuelas que decían que no hacía falta hacer el bruto al levantarse y que era mejor hacerlo todo de manera lenta y pausada. Pues bien, sin hacerlo a lo loco ni a lo brusco, pero una buena sesión de estiramiento en la cama antes de ponerse activo para lo que nos espera durante todo el día es tremendamente beneficioso. Lo dice la ciencia… a ver quién se atreve ahora a llevarte la contra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *