Solicitar presupuesto gratis

La cirugía íntima femenina, también conocida como cirugía estética genital, son todos aquellos procedimientos quirúrgicos que tienen como fin mejorar el aspecto y la funcionalidad de los genitales femeninos.

Las razones por las que cada vez más féminas deciden recurrir a la cirugía estética vaginal son varias: las hay que lo hacen a raíz de una malformación congénita, quienes acuden a las clínicas en busca mejorar el aspecto de su zona genital tras dar a luz y, también, que solo desean rejuvenecer y mejorar la estética de su zona íntima.

Las operaciones y tratamientos de estética vaginal no son pocos. Si estás pensando en alguno, buscas a los mejores profesionales en busca del mejor resultado sin gastar ni un euro de más, no dudes en contactar con el equipo de Cehri.

Los principales tratamientos de cirugía vaginal

Lipoescultura del pubis. Esta intervención tiene como objeto remodelar la zona púbica en busca del ideal estético.

Himenoplastia. A través de esta operación se persigue reconstruir el himen. Algo que muchas mujeres desean por motivos culturales o religiosas.

Clitoriplastia. Mediante esta técnica se consigue reducir el tamaño del clítoris. Una intervención que se lleva a cabo cuando esta se ha desarrollado en exceso como consecuencia de trastornos endocrinos o la ingesta de esteroides.

Labioplastia. Consiste en reducir el tamaño de los labios menores en busca de un aspecto más armónico de la zona íntima. A menudo también se recurre a esta operación como consecuencia de alguna dificultad al orinar o tras detectar que el tamaño de los labios dificulta las relaciones.

Aumento del volumen de los labios mayores. Es habitual que el tamaño de los labios mayores disminuya con el paso del tiempo. Cuando esta reducción es agresiva es posible reconstruirla mediante esta técnica.

Reconstrucción perineal. Tanto un parto dificultoso como un fuerte traumatismo en esta zona puede agrandar o acortar la zona que va entre el ano y los genitales. Un problema que a veces causa dolor y que tiene solución mediante esta intervención.

Implante del vello púbico. Con el paso del tiempo el vello se debilita y cae. A través de esta técnica se consigue trasplantar folículos de otras zonas del donante en el pubis.

Vaginoplastia más corrección de la incontinencia urinaria. Una de las intervenciones más solicitadas en las clínicas estéticas es la que, además de corregir la forma de la vagina, soluciona también los problemas de tipo urinario a través de la colocación de una malla que evite la secreción de orín.

Toxina botulínica en el tratamiento del vaginismo. Cuando los músculos perivaginales se contraen más de lo normal durante el coito provocando dolor se puede recurrir a esta toxina que ayuda a relajar los citados músculos.

Eliminación de verrugas. Son varios los trastornos que pueden favorecer la aparición de verrugas. Estas pueden eliminarlas mediante el láser sin dolor y sin consecuencias estéticas en una intervención leve.

Estrechamiento vaginal no quirúrgico. En busca de estrechar la zona vaginal se puede recurrir a los rellenos bio reabsorbibles, evitando así tener que pasar por quirófano.

Puntuación
[Total: 1 Puntuación: 5]